Las cejas, esas “curvas” que nos dan más de un quebradero de cabeza. Antes eran las eternas olvidadas, pero cada vez les prestamos más atención, y es que no es para menos. Preparando el día “B”; las cejas.

Las cejas aportan proporción y equilibrio a los rasgos faciales. No solo poseen la función de enmarcar los ojos, sino que resaltan y potencian la mirada. Lo más importante es que guarden armonía con las facciones y no tanto seguir la moda del momento”, apunta Anastasia Soare, fundadora de Anastasia Beverly Hills. Así que dicho esto, y aunque ya os hable aquí sobre ellas, hoy nos vamos a centrar en varios aspectos para tenerlas fabulosas de cara al gran día.

Diseño

Existen una pautas a seguir a la hora de darle forma a nuestras cejas. En este caso no estoy hablando tanto del grosor o su curvatura, sino de dónde han de comenzar, dónde ha de ir el punto alto y dónde han de acabar.

Como se aprecia en el dibujo, y a grandes rasgos, teniendo en cuenta unas líneas concretas creadas a partir de nuestra nariz y nuestros ojos, descubrimos los límites de nuestra ceja.

Una vez tengamos claro de dónde a dónde ha de ir la ceja decidiremos la anchura y el tipo de curvatura. Aquí podemos guiarnos por el visagismo, por las modas y/o por nuestros gustos. Estos aspectos serán decisivos a la hora de, por ejemplo, elevar visualmente la mirada o estilizar un óvalo redondeado. El visagismo es muy importante, ya que las modas muchas veces no se adaptan a lo que más nos favorece. Pero no nos podemos olvidar de nuestro gusto, puesto que al final tenemos que ser nosotras las que nos sintamos bien con el diseño elegido. Como profesional os puedo recomendar un diseño concreto, pero al final la última palabra ha de ser la vuestra. Recuerda que lo más importante siempre es verte bien y sentirte tu misma.

Una vez realizado el diseño es fundamental mantenerlas; limpiar las zonas dónde vayan saliendo pelitos que nos estropean el diseño, recortar la largura en caso de ser necesario y depilar, rasurar o decolorar el vello de alrededor para ganar definición. De esta manera siempre se verán perfectas. Importante: No depilarse nunca la zona el día de la boda, puesto que la inflamación y la rojez que produce, nos puede fastidiar el look. Hazlo un par de días antes.

Espesor y largura

No siempre la ceja es lo tupida o lo larga que nos gustaría, pero afortunadamente tenemos varias opciones para arreglar esto.

  • Maquillaje: En mi opinión es la forma más sencilla de rellenar y alargar ópticamente la ceja. Existen muchos productos en el mercado (lápices, geles, sombras, máscaras de cejas, etc.) que nos ayudan en esta tarea. Busca el formato que más se adapte a tus necesidades y, muy importante, usa un tono que sea lo más parecido al tono del pelo de tu ceja. Si es muy oscura nunca te vayas al negro, existen tonos de marrones muy oscuros, incluso grisáceos, que se adaptan perfectamente.
  • Micropigmentación, microblading y tatuaje: Olvidate de esos trabajos tipo “franja” que te vienen a la mente. Han sido sustituidos afortunadamente por la técnica pelo a pelo. Es una muy buena opción si tienes las cejas especialmente despobladas, pero eso sí, busca un profesional con buenas referencias y cuyos trabajos hayas podido ver previamente. Son técnicas de larga duración y en el caso del tatuaje, definitivas, que como no salgan bien, puedes arrepentirte y mucho.
  • Extensiones: Quizás son menos conocidas que las extensiones de pestañas, pero también existen. Son una buena opción para evitar las dos opciones anteriores. Duran entre 2-3 semanas, pero se necesita tener pelo donde poder adherirlas.
Preparando el día “B”; las cejas.
Una ceja bien diseñada nos completará el maquillaje. Foto Gorka de la Granja.

Adáptalas al maquillaje

Por último tenemos que tener en cuenta el maquillaje que llevamos, para que ni pasen desapercibidas ni llamen demasiado la atención. Cuanto más natural el maquillaje más natural tenemos que mantener la ceja y cuanto más intenso, más protagonismo les tenemos que dar. Eso si, siempre teniendo en cuenta que los puntos anteriores se cumplen.

Tanto si las cuidamos por nuestra cuenta, como si acudimos a un profesional, hay opciones para todos los gustos, necesidades y bolsillos, sólo tenemos que buscar la nuestra.

Y me despido ya con un truquito que nos puede ayudar a que crezcan más deprisa! Si lo que queremos es que se vean más gruesas y pobladas podemos usar aceite de ricino ya que estimula el crecimiento del pelo. Yo llevo usándolo unas semanas, y ya noto la cola de la ceja más densa. ¿Lo probáis y me contáis?

Feliz comienzo de semana!!!

P.D.; Aquí os dejo el enlace al post sobre la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies