Septiembre, mes de comienzos para muchxs, de nuevos propósitos y objetivos a cumplir. También es mes de retomar, ya que en verano lo normal es relajarse y en algunos casos los buenos hábitos se dejan a un lado. Así que hoy me centro en la vuelta al cole. Si, también para tu piel.

Tanto si ya tenías una rutina, como si te has propuesto empezar a cuidarte ahora, tienes que tener en cuenta que en verano expones la piel más de lo habitual, principalmente al sol. Piensa que el sol es uno de los factores que más daña nuestra piel, por no decir el que más, y es ahora cuanto toca mimarla un poco más. Vamos a ver cuales son los cuidados que tu piel necesita tras el verano.

Retoma tu rutina diaria mañana y noche

Lo fundamental tras la vuelta es centrarse en volver a equilibrar la piel. Principalmente la necesidad número uno es hidratarla en profundidad pero en algunos casos, cuando la piel es o está más seca, también habrá que nutrirla.

rutina diaria mañana y noche

Busca ingredientes que sean principalmente humectantes y emolientes. En el post anterior hablé sobre ellos, pero te dejo un resumen. Humectantes; captan agua (aloe vera, glicerina, ácido hialurónico, alfa hidroxiácidos (AHA), colágeno, elastina, proteoglicanos, etc.). Oclusivos; forman una película sobre la piel a modo de barrera para evitar la pérdida de agua transepidérmica (parafina, vaselina, aceites).

Ten en cuenta, además, que también te ayudará que los productos elegidos incluyan algún ingrediente emoliente. Emolientes son los ingredientes que restauran la estructura de la piel para ayudar a mantener la función barrera (aceite de almendra, aceite de rosa mosqueta, aceite de argán, ceramidas, vitamina e, etc.).

Combinando ingredientes de estas características, te será más sencillo llegar a conseguir el ansiado equilibrio. Si ya tienes unos productos y una rutina, revisa que estos reúnan estas características y si no, en este post te doy los pasos básicos para empezar.

Mascarillas hidratantes, un plus necesario

Las rutinas diarias son fundamentales pero necesitamos aportar un pequeño extra y para ello las mascarillas serán nuestras aliadas. Si bien es cierto que el uso de mascarillas es bueno para la piel todo el año, (siempre y cuando utilices los productos adecuados a las necesidades que tu piel tiene en cada momento), durante esta primera quincena añade una mascarilla hidratante dos veces por semana. En caso de que sigas notando necesidad de aportar hidratación, puedes aplicar alguna más.

Las hay que actúan en unos 5-10 minutos o hasta media hora. Pero si optas por una overnight, o lo que es lo mismo, una con la que puedas dormir, estarás realizando un tratamiento en profundidad más intenso y reparador.

Importante; escucha a tu piel. Ella te indicará lo que necesita, lo que le va bien y lo que no.

También desde dentro

Y por supuesto no sólo los cuidados externos son importantes, también tienes que ayudarle desde el interior.

Comida sana y variada, principalmente verduras. Además de beber 2 litros de agua y evitar el tabaco y el alcohol, te ayudarán.

La semana que viene te hablaré más en profundidad de algunos de estos ingredientes, y otras de las posibilidades que te pueden ofrecer. Pero por el momento ya te he dejado deberes…

Ahora que ya sabes cuales son los cuidados que tu piel necesita tras el verano. ¿Vas a ser una buena estudiante este año? ¡¡Espero que si!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.